Home / Campañas / REFLEXIONES SOBRE LA (I)RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIA

REFLEXIONES SOBRE LA (I)RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIA

LOS VERTIDOS DEL PARQUE INDUSTRIAL Y LA RSE

PARQUE I

Si existe un concepto controversial en la economía moderna es el de Responsabilidad Social Empresaria -RSE-; por una parte se lo usa para proponer que existen límites morales para los actores de la vida económica cuando se trata de las consecuencias extra muros de sus actividades productivas, pero en la realidad agota su significado en campañas promocionales de las mismas empresas que de algún modo u otro tienen cuentas pendientes en estos temas.

Ejemplos hay a montones, como es el caso de la compañía minera que envenena el agua que se bebe en la ciudad de Andalgalá y simultáneamente dona un hospital oncológico a la misma, en nombre de la RSE.          O sin ir más lejos los equipamientos hospitalarios que periódicamente ‘dona’ BOTNIA (UPM) a centros de salud de Río Negro (ROU) acciones que promociona en raudas campañas publicitarias, cuando es esta misma empresa la que se sospecha está localmente elevando con su actividad, los índices de enfermedades alérgicas y respiratorias o, más cruel aún, el aumento sobre la media nacional de la mortalidad en neonatos en la región donde opera.

Pero cuando analizamos estas cuestiones debemos recordar que los actores económicos están obligadas a cumplir el paradigma que organiza la actividad económica moderna, este es la obtención de ganancias a través de todos los medios legalmente admitidos, so pena de desaparecer a manos de sus competidores. Por lo tanto el límite de sus acciones no debe ser buscado en la presunta y eventual calidad moral de los empresarios sino en las leyes que regulan sus actividades y en los actores sociales responsables de hacerlas respetar.

¿Cuál es el límite?

Debemos tener en cuenta que las regulaciones de las actividades generalmente llegan después de la manifestación de los insucesos negativos sobre la salud de las personas y la naturaleza.

Las víctimas primero tienen que darse cuenta que son damnificados, luego probar el origen de sus dolencias, cosa que por si es difícil y tortuosa, para finalmente actuar legalmente sobre los responsables, si es que existen leyes violadas y en todo caso presionar a las legislaturas para que creen marcos regulatorios adecuados.

Las empresas generalmente son las primeras en advertir las consecuencias negativas de sus acciones, pero no las corrigen hasta que no son obligadas a ello por las razones apuntadas.

El caso de los efluentes de las empresas radicadas en nuestro parque industrial es muy ilustrativo al respecto: su planta de tratamiento es insuficiente para el cumplimiento de su objetivo   y los líquidos mal procesados se derivan primero al entorno de un barrio que sufre la agresión directa y cotidiana de estos detritus y luego a la ciudad toda, a través del agua presuntamente potable que se distribuye a través de Obras Sanitarias, luego de haber sido extraída para purificar, en el lugar donde las aguas servidas industriales llegan al Río Gualeguaychú.

Si adoptamos pasivamente la actitud de esperar la RSE de las empresas radicadas en el PIG, el problema no se resolverá, de hecho en lugar de ser corregido, aumenta año tras año, por más campañas publicitarias que se hagan para convencernos de lo contrario.

Lo que está ocurriendo es demasiado grave, son los órganos legislativos y ejecutivos los que tienen la verdadera responsabilidad, son ellos los responsables de poner los límites y hacerlos cumplir sin más dilaciones.

 

Mira además

web_v110311109_big_ce

FUKUSHIMA Y CHERNOBYL MUY CERCA DE NUESTRO LITORAL

Tras el anuncio de nuevas centrales nucleares a construirse en el país, debería considerarse su …

23

SE LA ESTÁN ROBANDO TODA

Con los Lebacs (Letras del Banco Central) los amigos del poder se aseguran una renta …

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *