Home / Boom De La Soja / HUERTAS ESCOLARES: UNA REVOLUCIÓN SILENCIOSA

HUERTAS ESCOLARES: UNA REVOLUCIÓN SILENCIOSA

Mientras las entidades rurales insisten en defender las fumigaciones con agrotóxicos asesinos a las escuelas rurales y el gobierno nacional desarma Agricultura Familiar y expulsa a sus trabajadores, los docentes del interior del país, especialmente en las zonas rurales instruyen a los alumnos en las prácticas de la agricultura familiar y los cultivos orgánicos.

Las huertas escolares se afianzan como proyectos pedagógicos

 

11111

FUENTE:elterritorio.com.ar

Apenas basta un llamado de la docente Mónica Kröll para que los chicos de la Escuela 674, en el barrio Cristo Rey, de Posadas, sepan que llega la mejor hora del programa curricular: la clase de huerta escolar. “Cada uno a su tarea”, dice, y los chicos se apuran a ir por el rastrillo, abono, lombricompuestos y regaderas.
“Esta huerta funciona hace más de diez años”, comenta Graciela Gómez, directora del establecimiento en uno de los sectores más populosos de la capital. Tenían un espacio ocioso y “pensamos en qué podíamos utilizarlo. Con la colaboración de los padres surgió la idea de la huerta para que los chicos aprendan”, rememora.
Fue tan bien hecho el trabajo que ganaron ferias de ciencias y representaron a Misiones en otros puntos del país, como Córdoba. “Ni bien empezamos nos dimos cuenta de que era muy productivo. Acá no hay químicos, es todo natural. Y los chicos aprenden no sólo lo referente a las plantas sino que vienen todas las áreas. Se ve la convivencia, el compartir, el ser solidario”, reseña Gómez.
“Me encanta esta clase porque me gusta trabajar con la carretilla y regar los cultivos”, destaca Gonzalo Kalanavisius (11). Junto a sus compañeros Franco, Florencia, Lilian y Agustina de 5º grado trabajan en el suelo, los abonos y almácigos. Así, cada grado del establecimiento tiene una tarea asignada y este año incorporaron plantas ornamentales y orquídeas.
“Lo que se cosecha se vende o se consume en el comedor de la escuela”, aclara la directora.
Un jardín verde
El jardín municipal ‘Casita de Sueños’ de Candelaria posee una huerta donde niños de 0 a 5 años siembran y trasplantan hortalizas. Allí aprenden jugando a producir parte de lo que consumen a diario.
“La idea se comenzó a fomentar a través del Plan Huertas. Nos trajeron elementos. como plantines, palas y regaderas. Todo adaptado para que los chicos lo manipulen, y aunque es un espacio pequeño, no deja de cumplir dos objetivos fundamentales: contribuir con el alimento diario y realizar concientización. Está comprobado que los niños son el mejor semillero en cuanto a formación de conductas”, expresa Liliana Pecile, directora del centro infantil.
“Es importante que ellos sepan que no hace falta comprar todo, que podemos generar parte de lo que consumimos con un menor costo para la economía familiar. Los chicos hacen esto con mucho entusiasmo, cada uno cuida lo que planta y es hermoso verlos así”, completa.
En Loreto, los alumnos de la Escuela Primaria 51 reciben capacitaciones de parte de pares del Instituto de Enseñanza Agropecuaria 4 de la misma localidad. La finalidad es que en esta escuela de enseñanza común los chicos tengan su propia huerta y a su vez aprendan a hacerlas en las casas con sus familias, para obtener todo tipo de hortalizas saludables, ya que utilizan abonos orgánicos.
El ingeniero Pablo Herrera manifestó: “Los talleres de capacitación son formativos. Se hizo uno en la temporada otoño-invierno y el otro comienza ahora con la llegada de las semillas que provee el Inta de Santo Pipó, que no solamente entrega semillas sino manuales y materiales formadores, que son de gran utilidad para lograr el objetivo”.
Primaria y secundaria
En San Pedro son más de seis los establecimientos primarios y secundarios que cuentan con horas de huerta y jardinería. La iniciativa se lleva adelante para lograr que sean los estudiantes quienes aprendan a cultivar alimentos sanos e inculcar hábitos saludables y que los conocimientos sean transmitidos para crear una huerta en casa.
En el caso de la Escuela 601, de jornada completa, la experiencia resulta muy enriquecedora y los resultados son óptimos, ya que durante el año las hortalizas y verdeos destinados a la preparación de ensaladas son producidas de forma orgánica en el establecimiento.
Los grupos de trabajo se dividen en dos. Los alumnos de primer a tercer grado trabajan la parte teórica, en tanto, desde cuarto a séptimo grado, cultivan, limpian y mantienen el espacio.
El agrónomo Leonardo Gurawski (48), quien desde hace muchos años está a cargo de la actividad en el establecimiento, destacó la importancia de estos saberes en la escuela misionera. “Son los alumnos quienes cultivan gran parte de las hortalizas utilizadas en el comedor. Todos los chicos trabajan y todos los días por la tarde tienen hora de huerta y jardinería, es un espacio que les permite aprender algo que les sirve. De acá se llevan saberes, desde preparar el suelo hasta el lavado de las verduras una vez que la cosechan”.
El lugar destinado a la huerta cuenta con un espacio para siembra, trasplante y un sector donde se realiza la descomposición de restos orgánicos. El riego lo realizan de forma manual. Las semillas llegan desde el Inta, desde donde además se lograron proyectos para mejorar la infraestructura como así también aportes del Ministerio del Agro.
“Visitamos huertas en las casas que armaron a partir de esta experiencia escolar, y que un alumno te cuente que cosechó su primera planta de repollo o lechuga es algo que nos llena de satisfacción, porque es ese el objetivo”, cerró Gurawski.

Habrá una en cada escuela misionera
En septiembre pasado la Legislatura provincial aprobó a través de una ley el Programa Provincial de Huertas Escolares, el que se implementará, estiman, desde 2019 en todas las escuelas de gestión pública y privada, primarias y secundarias, a través del órgano de aplicación que será la cartera educativa.
“Esto se enmarca dentro de lo que nos propusimos como provincia para alcanzar la soberania alimentaria”, señaló la secretaria de Agricultura Familiar, Marta Ferreira, una de las impulsoras de la norma. “Cada escuela a lo largo del año también va a visitar una feria franca para conocer la variedad de productos que se producen en la chacra misionera y conocer el proceso de comercialización”, completó.

Mira además

CORRIENTES: TODOS CONTRA EL “PARQUE NACIONAL IBERÁ S.A.”

Apropiación indebida de tierras, desalojo de pobladores ancestrales, “donaciones” a fundaciones extranjeras que forestan en …

PANARIO DESAUTORIZA LA VERACIDAD DEL ESTUDIO DE IMPACTO PRESENTADO POR UPM

El efluente de planta de UPM agudizará contaminación existente en el río Negro El profesor …

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *