Home / Boom De La Soja / BIOCOMBUSTIBLES: OTRA ESTAFA DE LAS MULTINACIONALES PETROLERAS

BIOCOMBUSTIBLES: OTRA ESTAFA DE LAS MULTINACIONALES PETROLERAS

La gran mentira de los biocombustibles

9 de agosto de 2014 -FILA foto de inyectores para biocombustible E-85, y gasolina tradicional en una gasolinera en Batesville, Miss. (AP)

FILA foto de inyectores para biocombustible E-85, y gasolina tradicional en una gasolinera en Batesville, Miss. (AP)

John M. DeCicco FoxNews.com

El 30 de noviembre, a medida que la Conferencia Internacional sobre el Clima de París comenzaba, la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) anunció una actualización de los requerimientos del Estándar de Combustible Renovable (RFS). Originalmente establecida en 2005 y ampliada luego por la Ley de Independencia y Seguridad Energética (EISA) de 2007, la RFS exige el uso creciente de etanol, biodiesel y otros biocombustibles en los automóviles y camiones de Estados Unidos.

Dos cosas eran notables. Por primera vez, la EPA estableció el mandato general a niveles significativamente inferiores a los objetivos que el Congreso había pedido en 2007. En segundo lugar, aumentando los obstáculos del lobby de biocombustibles, la administración Obama omitió la RFS de su presentación oficial en París sobre las acciones que EE.UU. Para reducir las emisiones de carbono.

En otras palabras, la EPA parece darse cuenta de que el plan de sueño de la nación para los combustibles verdes no era realista, y la administración Obama está tácitamente admitiendo que los biocombustibles no son mejores que los combustibles fósiles cuando se trata de gases de efecto invernadero. De hecho, son peores.

Sin embargo, al anunciar los nuevos estándares, la administración utilizó la retórica habitual de aumento de biocombustibles, reafirmando el trípode político en el que se apoya la RFS. “Al reducir la contaminación por carbono, reduciendo nuestra dependencia del petróleo extranjero y provocando el desarrollo económico rural”, la RFS ha convertido a la industria de biocombustibles en “una historia de éxito estadounidense increíble”, como dijo un funcionario de la EPA.

Los biocombustibles no tienen ningún beneficio climático cuando se queman. La química básica nos dice que esencialmente la misma cantidad de carbono se emite de los tubos de escape cuando se usa etanol o biodiesel en lugar de gasolina regular y diesel.

Bueno, es un triste estado de cosas si lo que constituye el “éxito” depende de miles de millones de subsidios públicos directos e indirectos para una industria vacilante que en realidad no tiene más que una pierna, el poder político de ciertos intereses de la agroindustria.

¿Cómo llegamos aquí? Los años previos al paso de la RFS vieron el alza de los precios de los combustibles, la guerra en Oriente Medio y los temores irracionales de que los suministros mundiales de petróleo habían alcanzado su punto máximo, preparando el terreno para el oportunismo político de los grupos de presión de los biocombustibles y ciertos ambientalistas.

Esta alineación de intereses vendió al Congreso y al gobierno de George W. Bush sobre la visión irreal de que ” Growing Energy “, como lo expresó un manifiesto de un grupo verde, beneficiaría al clima y proporcionaría una alternativa económicamente viable al petróleo.

De hecho, gran parte de Big Green estaba tan fascinada con la noción de unirse a Big Ag para lanzar Big Oil que nadie realizó la debida diligencia en el impacto climático de los biocombustibles. En su lugar, promovieron la noción simplista pero científicamente errónea de que los biocombustibles son automáticamente neutros en carbono porque los cultivos producidos para producir combustible reciclan el carbono del aire.

Esta suposición está profundamente arraigada en los modelos de “huella de carbono” utilizados por la EPA. También es difícil de codificar en el Departamento de Energía modelo ampliamente citado por los grupos de presión de los biocombustibles para afirmar que la RFS reduce las emisiones. El mismo modelo es utilizado por California para su llamado estándar de combustible de bajo carbono.

Ese supuesto de la neutralidad del carbono es profundamente defectuoso. De hecho, los biocombustibles no tienen ningún beneficio climático cuando se queman. La química básica nos dice que esencialmente la misma cantidad de carbono se emite de los tubos de escape cuando se usa etanol o biodiesel en lugar de gasolina regular y diesel.

La única manera en que los biocombustibles podrían tener un efecto beneficioso en el invernadero es si los cultivos usados para hacerlos tomar el carbono de la atmósfera más rápido de lo que de otro modo se eliminaría.

Los modelos informáticos problemáticos no reconocen que las tierras de cultivo ya reciclan cantidades copiosas de carbono. Las tierras de cultivo no absorben más carbono cuando la cosecha se utiliza para combustible en lugar de alimentos. Después de agregar la contaminación proveniente del procesamiento de maíz en etanol, y luego la deforestación provocada por la necesidad de compensar el grano perdido en el mercado de alimentos, las emisiones de etanol son mucho peores que las de la gasolina.

La justificación de la seguridad energética de los biocombustibles también se basa en un razonamiento defectuoso. Durante la última década, las tecnologías avanzadas y las nuevas inversiones han causado un gran salto en las reservas de petróleo en el país y en todo el mundo. El resultado es la creciente producción de petróleo, precios más bajos para los consumidores y la realidad de que los biocombustibles fuertemente subsidiados no son necesarios como manta de seguridad.

Al mismo tiempo, el aumento de la eficiencia del vehículo y la disminución de la conducción han reducido la demanda de gasolina, lo que también contribuyó a deprimir los precios de la bomba. La menor demanda de combustible significa que no hay lugar para forzar más etanol en la gasolina sin romper la “pared de la mezcla”, el límite del 10 por ciento por encima del cual el etanol comienza a causar estragos en los vehículos más antiguos así como en el jardín, el equipo recreativo, los motores de barcos y otros Dispositivos a gasolina.

La pared de la mezcla es la razón principal por la que EPA recortó el requisito total de RFS de este año a 3.600 millones de galones menos que el mandato del Congreso de 2007.

Así que lo que ahora tenemos es un trípode de una pierna. Todo lo que queda para apuntalar la política es un estrecho interés de agronegocios de empapar a los consumidores por más dinero.

Esa pierna puede parecer sólida, especialmente cuando asistimos al próximo ritual bipartidista electoral de inclinarse ante los dioses del maíz de Iowa.

Pero un creciente número de legisladores de ambas partes empiezan a darse cuenta de que el Estándar de Combustible Renovable era un error. Podría estar maduro para la reforma si no la derogación absoluta en 2017 – que sin duda sería el mejor resultado para el planeta.

John M. DeCicco es profesor de investigación en el Instituto de Energía de la Universidad de Michigan, donde su trabajo aborda las implicaciones ambientales del uso de energía.

Mira además

Sin título

PANARIO: EL RÍO NEGRO ESTÁ PODRIDO

UNA NOTA DE 2016 MÁS VIGENTE QUE NUNCA La forestación en las cuencas altas hace …

images

Último eslabón de un plan siniestro para extranjerizar y saquear nuestra tierra

En un artículo publicado en La Juventud (ROU) Gonzalo Abella expone con infinito dolor lo …

Comentá desde Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *